Seleccionar página

Nuestro hogar es el área de comodidad donde nosotros nos permitimos en ocasiones relajarnos, laborar, distraernos, y realizar muchas otras cosas más sea en pareja, con nuestra familia, con nuestros pequeños o con nuestros amigos y seres más queridos. Mira este sitio web
En este sentido, debemos estar atentos al mantenimiento que tengamos que realizar en muchas áreas de nuestra casa, entre estos las puertas y los accesos no están exentos.
Cabe destacar, que en ocasiones contratamos a profesionales que pueden realizar un trabajo de calidad sin embargo el costo de sus servicios bastante elevado lo cual resulta en algo tortuoso para nuestro bolsillo. Sin embargo, en este artículo te presentaremos la solución eficaz para que tú mismo puedas realizar el mantenimiento a tu puerta en caso de que tengas problemas con esta y el roce de la misma en su parte inferior.
Pasos para solucionar el problema de roce con tu puerta
El roce de las puertas muy común y puede estar ocasionados por diversos motivos, ya sea por el tiempo de vida útil de la puerta, por objetos extraños, por tornillos flojos en las bisagras, bisagras rotas, todo esto causado por golpear la puerta al cerrarla, forzarla, etc.
En primer lugar si tu problema es que la puerta roza con el suelo deberá hacer lo siguiente:
Primero te encargarás de abrirla y observar las bisagras y con ello podrás notar si existen roturas en estas o tornillos desajustados. Posteriormente, si lo que te ha ocurrido es lo primero, es decir, que las bisagras están rotas entonces procederás de la siguiente manera:
Bisagras rotas
Con la puerta abierta harás uso de una cuña o cualquier elemento que permite que la puerta se sostenga en su parte inferior. Luego procederemos a retirar las bisagras del marco, para ello haremos uso de un juego de destornilladores o las herramientas que puedan utilizarse para desajustarlos. Posteriormente reemplazaremos las bisagras por unas similares en forma y tamaño, y luego colocaremos la puerta en su lugar.
Bisagras flojas
En el caso de que el problema sea por las bisagras flojas entonces deberás ajustar los tornillos adecuadamente y listo tendrás tu puerta como nueva.
Existen casos en que el diseño de la puerta originalmente inadecuado y por ello suele rozar en la parte inferior en alguna de sus esquinas. Para ello procederemos a desmontar la puerta retirando los tornillos que se encuentran en las bisagras de la misma.
Luego tomaremos la política recortaremos en algún lugar seguro, teniendo el cuidado de que no se caiga ya que puede deformarse o dañarse estéticamente, lo cual no resultaría nada agradable para nosotros. Una vez recostados utilizaremos algún material para desgastar la parte deforme, por ejemplo una lija o un cepillo.
Es importante resaltar que muchas veces objeto extraño se atraerán nuestra puerta y esto hace que roza con el piso, entonces una vez desmontada podemos retirar el objeto con cualquier herramienta en casa, resultando una actividad sencilla y sin necesidad de llamar a un especialista.
A tener en cuenta
Muchas veces, debemos estar preparados al momento de realizar mantenimiento a nuestra puerta, y para ello tenemos que tomar ciertas medidas de seguridad como por ejemplo no trabajar con niños en nuestro alrededor ya que algunos de los elementos que usamos para desmontar la puerta pueden ser peligrosos.
En otra instancia, se recomienda utilizar zapatos y no chanclas. Además, se deberá tener un poco de paciencia y concentración en el trabajo que se está haciendo para que resulte con la calidad que esperamos.
Finalmente, muchos trabajos se pueden hacer en casa y es por ello que esperamos que este artículo te sea de utilidad.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
PULSE Y LLAME